Justo Raigoso Cortina: un artesano por accidente y una vida de pelicula (I)

Inicia su andadura por la vida en Llares-Anayo el 02/02/1935 -lo que no es más que una forma de hablar -, puesto que al principio de sus días, como es lógico todavía no andaba. Pero cuando era aún muy joven -dos años- recuerda que huía de su casa a hombros de un hermano, ante el avance del ejército franquista. Su infancia en una humilde familia campesina de seis hermanos, con cuatro vacas a comuña, unas ovejas como -único patrimonio productivo -, las fincas a renta y un padre preso por republicano, no permitía muchos lujos. Tampoco ayudaba a sobrellevar aquellos terribles primeros años de la sangrienta dictadura, la discriminación que sufrían él y sus hermanos por parte de los maestros de turno en la magnífica Escuela Pública de Anayo desde donde como no podía llevar la comida como otros compañeros, se acercaba al medio día a su casa de Llares, para ver si pescaba un poco de torta. e incluso cuando a los 16 años trataba de entrar en el Bar-Tienda del Alto de La Llama, para cantar –que lo hacía muy bien – un guardia civil vestido de paisano y para más inri también de Anayo, le increpó con el tono autoritario de la época:•”¡tu aquí no entras ” Bien es verdad que pasado algún tiempo le pidió perdón por lo mal que lo había tratado. El tiempo que pudo dedicar a la escuela no ha sido demasiado, pues a los 8 años ya estaba de criado en Lugás (Villaviciosa), en donde no era muy bien tratado, pues además de no comer en la mesa con los amos, si una torta se quemaba, ya tenía destinatario: Justo, pero naturalmente no justo a su gusto. No obstante lo peor de aquella casa, era que el dueño estaba un poco chiflado y hablaba constantemente solo, lo que tenía a Justo aterrorizado, hasta el punto de que un día no pudiendo aguantar más, recogió todas sus cosas -que por cierto no eran muchas- y se escapó rumbo a su casa en Llares (Anayo). Como tenía miedo que le riñera su madre por lo que había hecho, se escondió en la cuadra de las ovejas hasta que lo descubrió su hermana Justina al ir a sacarlas y lo primero que le dijo: “¿Pero como estas tan gordo?” a lo que contestó Justo: “No es eso, es que traigo puesta toda la ropa”. Al fin y al cabo la madre de Justo, con seis hijos pequeños a su cargo, el marido en la cárcel y tan solo con cuatro vacas a comuña y unas pocas ovejas, trataba de colocarlos de criados, para que por lo menos comieran. Estas situaciones han formando parte de los muchos efectos colaterales de una sangrienta, destructiva, innecesaria y criminal Guerra Civil, -que paralizó un país atrasado que lo hizo retroceder 50 años – que algunos impresentables han bautizado como Cruzada, atreviéndose a utilizar palabras sagradas, para fines espúreos, como es una lucha fraticida, cuyos instigadores son unos auténticos criminales de guerra y los que la defienden más de lo mismo.
Pero la persecución continúa y cuando el padre de Justo salió de la cárcel, se dedicó a serrar madera por el monte y a su compra y venta. Y teniendo preparada una partida, cuando fue a recogerla, se encontró con que se la habían llevado unos vecinos de Anayo -naturalmente adictos al régimen- y cuando fue a ver si se la pagaban, le contestaron: “ya te estás largando de aquí, no vayas a volver para donde estuviste (la carcel)”.
A los 21 años se incorpora al Servicio Militar y una vez transcurridos unos meses de “mili”, lo destinan con otro soldado a vigilar un convoy ferroviario de armamento desde Trubia hasta San Andrés (Barcelona) y tienen que dormir en uno de los furgones sobre paja y sin mantas. Como consecuencia del gélido invierno que les tocó en suerte –más bien en desgracia, diría yo -, cogió una pleuresía que le dejo secuelas, sobre todo porque pese a estar muy bien atendido en el Hospital Militar de Oviedo, especialmente por una moja buenísima que se llamaba Sor Ángela, por la manía que le tomó un sargento, le dieron el alta médica sin estar totalmente curado.
El retorno a la vida civil en aquellos terribles años de miseria, hambre y falta de trabajo con un elevado paro laboral que se disimulaba y escaqueaba con la emigración masiva a los países ricos de Europa, obligó también a Justo a hacer la maleta y como no consiguió Contrato de Trabajo para poder entrar legal y tranquilamente en Suiza, junto con otros compañeros se dispuso a intentarlo sin papeles, poniéndose en manos de un mafioso de Cangas de Onis, que les promete meterlos en el país helvético y buscarles trabajo. Tras intentar entrar por una frontera normal alegando que eran turistas y no conseguirlo, lo intentan y lo consiguen por una zona no vigilada, dejándolos abandonados en un barracón en ruinas, en donde pasan una noche y un dia, con el temor propio de la crítica situación que estaban viviendo: estar de forma clandestina perdidos en un país extranjero y con un idioma extraño, que jamás habían oído ni hablado. La denuncia de un italiano que trabajaba en una finca de al lado, que se extrañó de ver gente en un paraje deshabitado, puso sobre aviso a la policía suiza, que vino acompañada de una intérprete catalana, que los acogió y orientó, llevándolos incluso a tomar algún alimento a un bar próximo, ya que hacía muchas horas que no habían comido nada. La misma intérprete les facilita información de varias oportunidades de trabajo y Justo elige el de una finca con 35 vacas, porque creía que para estas labores no le iban a someter a una revisión médica, mas no fue como nuestro amigo pensaba, antes al contrario ya que hasta le diagnosticaron las secuelas de la pleuresía de la mili. La jornada laboral era de 5 de la mañana a 7 de la tarde, sin ordeñadora -y eso que tenían mucha maquinaria agrícola -, y el trabajo lo realizaba Justo y el marido de una de las hijas del dueño -que había sido vendedor de maquinaria agrícola- y como no sabía ordeñar, dejaba casi toda esta labor para Justo. Es decir, mucho trabajo pero bien tratado, bien pagado -300 francos suizos y 20 francos cada domingo- y comía lo mismo que los dueños y a su mesa, no como de criado en Lugás (Villaviciosa).

Ensin Reparu triunfa a la vera del Sella

La verdad es que no estoy seguro si ha sido a la vera del Sella o del Piloña, pero lo cierto es que ha sido en Arriondas. La duda se me plantea porque la Casa de Cultura parraguesa queda muy cerca de la confluencia los dos ríos más importantes del Centro-Oriente de Asturias.
Pues el caso es que con motivo de la celebración en Arriondas de la celebración de La Semana del Teatro, el Grupo “Ensin Reparu” de Sevares ha tenido el honor de ser invitado a actuar ante el público parragués que tan bien nos trata siempre, inaugurándola con nuestra actuación el 10-3-2018-.
Me vienen a la memoria dos hechos relevantes de nuestra puesta en escena: 1),- Debido a la escasa colocación de anuncios murales del evento por Arriondas y como se acercaba hora de comienzo -8 de la tarde- y el Salón de Actos de la Casa de Cultura permanecía prácticamente vacía, nos hacía presagiar nuestro primer fracaso en Arriondas. Pero cual no habrá sido mi grata sorpresa cuando al salir a anunciar nuestro espectáculo, la sala ofrecía el aspecto ideal para todo grupo de teatro: estaba llena y 2),- Que por padecer ese día un fuerte ataque de lumbago, me vi obligado a leer la presentación sentado y preocupado porque mi personaje -XUACO, un vejestorio enamorado- que se declara a su amada (XUANA= María Esther Fernández Ardavín): postrado de rodillas, podía tener dificultad para incorporarse y así ha sido. Menos mal que la moza agradecida, me echó una mano  -mejor dicho, las dos- que me ayudó a salir de tan difícil comprometido trance.
En la presentación me permití recordar mis muchos años de relación con Arriondas, desde aquellas expediciones domingueras de mozos piloñeses (Gaspar Diego, Horacio Fernández, Pin Ráfer, Manolo Vázquez, Juanjo y Mero Naves; Toño Mortera, Paco de la Vega, Manolo Gómez, Hugo Morán,José Luis Cossio, Pancho Sánchez,Coco Díaz, Cholo Fresno…) que éramos muy bien recibidos por las mozas parraguesas de la época y que casi llenábamos nosotros solos, las raquíticas instalaciones del Casino, situadas en el viejo edificio del Café Español. El caso es que he ido muchos años a “pescar” a Arriondas, pero donde me echaron el “anzuelo”, ha sido también a la vera del Sella aguas arriba o sea en Cangas de Onís. Incluso jugando al futbol, pues tuve el honor de estar fichado dos temporadas con la centenaria Deportiva Piloñesa  -todavía no soy capaz de entenderlo por lo malo que era- y alguna vez me enfrenté con el Arenas del Sella parragués. Pasados muchos años, he vuelto a reanudar el contacto con todo el concejo de Parres, a través de nuestro Almacén de Calzado “Centrifal”, con cuyo muestrario visitaba los comercios de: Arriondas, Collía, El Uncal, La Salgar, San Juan de Parres, Vallobil, Arenas de Parres, Llames de Parres, Fios….
Bueno y después de esta parrafada de mi propia cosecha, ahora procede cumplir con las estrictas ordenes de nuestra estricta directora (Charo Perez), que no son otras que presentar al laureado Grupo de Teatro “Ensin Reparu” de Sevares,  -el mejor grupo de Piloña, -porque no hay otro—que tiene el gusto de poner en escena la obra de teatro costumbrista asturiano, titulada “Viva el vino, les muyeres…y la vaca”, con el siguiente reparto: PEPE (Elías Llano), CARMEN (Marlén Díaz), MARINA (Rocío Garrido), LULO (Humberto Martínez), MARIA (Laura Pando), COLÁS (Segundo Prendes), XUANA (María Esther Fernández), XUAN (Manolo Marina), D. JOSE EL MEDICO (Jorge Álvarez),D. HILARIO EL VETERINARIO Segundo Prendes), LUPE (Rosa Artidiello), ESCENOGRAFíA (Tere Mayo), CARPINTERIA (José Manuel Díaz “El Nenu”), MONTAJE (Elías Lueso), EFECTOS ESPECIALES (Humberto Martínez), PELUQUERÍA Y MAQUILLAJE (Pili Solís)…..y DIRIGE, ADAPTA, CREA PERSONAJES, APUNTA Y… ROÑA: (Charo Pérez).
AGRADECIMIENTOS: al Alcalde de Parres (Emilio García Longo), a la Concejala de Cultura (Estefanía Sánchez), a la responsable de la Casa de Cultura (María José González), al Grupo de Teatro “L´Acabose” y a su Directora (Lucía Caneda) y su esposo, por su colaboración y por la película que nos grabaron en nuestro 25 Aniversario.

Presentación de Cartel del V ViaCrucis Viviente

Entrega de las distinciones de Cofrades de Honor a “El Comercio” y “Onda Cero”

Salón de Sesiones Municipal al pleno de su aforo; una presidencia del acto de lujo: Iván Allende (Alcalde Piloña), Rivi Iglesias (Concejala de Cultura), Andrés Gullón(Concejal de Obras), Miriam Martínez (Directora y creadora del exitoso Viacrucis), Tino Sierra (Presidente de la Coral Polifónica Piloñesa) y Charo Pérez (Directora del Grupo de Teatro “Ensin Reparu” de Sevares), habiéndose echado de menos en el estrado, a nuestro párroco D. Manuel García,–que sí estaba entre el público–, a los responsables de la Banda de Música “De la Fuente”, de la Banda de Cornetas y Tambores de la Cofradía del Santo Cristo de la Misericordia. y a la Asociación de Mujeres “Les Llamoses”. .Es decir que aunque no estaban todas las que son, no dejan de ser los principales “culpables” de que lo arriesgado e ilusionante que fue proyecto y sea ya una exitosa realidad, saliera adelante. Sin duda las cabezas visibles de las entidades antes citadas, están respaldadas por todos los componentes de sus respectivos colectivos, que prácticamente incluye a todo el concejo de Piloña, que en palabras de Miriam: “sin esta respuesta masiva de Ayuntamiento, entidades culturales y personas a título individual, no hubiera sido posible hacer realidad lo que se considera ya, como una de las celebraciones más importantes de la Semana Santa asturiana”. Lo que aumenta su mérito el hecho relevante de que mientras otros pasos y cofradías de Asturias, necesitaron siglos para conseguir algún tipo de relevancia, el Viacrucis Viviente de Infiesto, solamente precisó cinco años.
Se inicia al acto con unas palabras de nuestro Alcalde Iván Allende, agradeciendo la colaboración de tantas personas que demuestran la envidiable y ejemplar manera de ser de los piloñeses, que hacen posible hacer realidad proyectos tan ilusionantes como el Viacrucis Viviente de Infiesto, que permite valorarlo tanto de desde la óptica religiosa que involucra en el espíritu de la Semana Santa, tanto a los más de 200 intérpretes y figurantes, como a las miles de personas que nos visitan con este motivo, sin olvidar la importante aportación al acervo turístico de Piloña, que supone la magistral reproducción de la Pasión de Cristo, en sus momentos culminantes”
Cede la palabra al Presidente de la Coral Polifónica Piloñesa (Tino Sierra) que destaca lo que ya es la norma de incorporar cada año, alguna novedad que mejora en lo posible, la edición anterior del Viacrucis. El año pasado ha sido el palanquín para portar a Poncio Pilatos, y este año se trata de una cuadriga que están terminando Manolo Cantora y Pepe Canteli. A continuación invita a Charo Pérez a entregar las distinciones de Cofrades de Honor a Gloria Pumarada en representación de “El Comercio” y a Kike Carballeira por “Onda Cero”, que fueron muy aplaudidos.
Y aquí llega nuestra “directora para todo”, que tiene tanta facilidad para sacar a flote todo lo bueno que las personas llevamos dentro y nos muestra el cartel anunciador del V Viacrucis Viviente de Infiesto, con un Cristo en la persona de Manu Castañedo, en un impecable gesto de un moribundo sediento. Y sin duda algo tendrá que ver en las reales e impresionantes escenas a lo largo de todo el Viacrucis, –tanto en los gestos como en la vocalización y entonación de los diálogos–la dirección teatral de Charo Pérez, con su larga trayectoria en el mundo del teatro desde su inicio en el Colegio Público “El Plaganón” de Sevares, pasando por el Instituto de Infiesto y actualmente en el Grupo de Teatro “Ensin Reparu” de Sevares. Miriam ha recordado la gran preocupación que habia generado la primera edición del Viacrucis, por tratarse de un proyecto novedoso y por lo tanto sin ninguna experiencia al respecto, además de la gran responsabilidad que supone reproducir el pasaje más importante del Cristianismo y que ha sido su acto fundacional. Pero todos los temores previos quedaron superados con la seriedad de las interpretaciones de los personajes bíblicos y el respetuoso comportamiento del numeroso público, que si vino con la idea de presenciar una interpretación teatral, ante el realismo y crudeza de los momentos culminantes, adoptó la postura de asistir a una autentica celebración religiosa. También hizo incapié en lo merecido de las distinciones de Cofrades de Honor a el Diario “El Comercio” y a la emisora local “Onda Cero”. en atención a su valiosa colaboración desde el primer año, publicitando con sus comentarios todo lo que respecta al Viacrucis, haciendo bueno el adagio de que “lo que no sale en los medios, no existe”
Y en esta primera aproximación al mundo del V Viacrucis Viviente de Infiesto, es de justicia mencionar también, la ingente labor que están realizando durante todo el año: Miriam Martínez, Charo Pérez,D. Manuel el Párroco, Ana Junco, Marlén Díaz, Pepe Canteli, Manolo Cantora, Tino Sierra, Toño Gayo, Toño Llano, María Paz Llano, Manuel Eloy Álvarez, Viti Rodríguez ,Iván Allende (Alcalde), personal municipal, establecimientos comerciales, personas particulares, etcétera, que recepcionan los libros donados, que los ponen a la venta aprovechando cualquier evento que se celebra en Infiesto; que venden lotería y papeletas para la macro-cesta, etcétera. Y como no, a las personas que montan las exposiciones y los decorados y confeccionan los atuendos, construyen los muebles y complementos, así como a los sacrificados interpretes de los personajes bíblicos de El Viacrucis Viviente, La Ultima Cena y La Oración del Huerto de los Olivos, soportando estoicamente las correcciones de la Directora de Escena, Charo Pérez, que no pasa nada por alto.
Estoy recordando la exclamación de una persona forastera que el año pasado estaba presenciando la recreación de “La Ultima Cena” y dijo: “¿Pero cómo es posible que en un pueblo tan pequeño pueda haber algo tan grande?. Pues este comentario podemos hacerlo extensivo con toda justicia, a nuestro V Viacrucis Viviente de Infiesto.

Piloña, si yo pudiera…

PILOÑA SI YO PUDIERA… “Numeraría e incluso haría constar el nombre del lugar, en todos los edificios y construcciones de nuestras aldeas y caserías, desperdigadas por el concejo más guapu de Asturias (Piloña), para facilitar la entrega de la correspondencia, especialmente al cartero sustituto, por vacaciones o baja del titular.”
PILOÑA SI YO PUDIERA… “Colocaría una barandilla central en la escalera que baja de los jardines traseros del edificio de la Obra Pia a la calle García Carbajal, para facilitar su utilización con cierta seguridad, a las personas mayores. También colocaría dos bolardos a la entrada por arriba de esta escalera, para evitar que aparquen los coches, impidiendo el paso de las personas”.
PILOÑA, SI YO PUDIERA… “Crearía los suficientes puestos de serenos, para contribuir a la tranquilidad y seguridad de los vecinos, a la par que supondría la creación de actividad laboral”.
PILOÑA SI YO PUDIERA… “Realizaría la instalación de un “albergue de transeúntes”, con las correspondientes camas y duchas, para evitar el penoso espectáculo de ver a mendigos durmiendo a la intemperie. Conseguiríamos facilitar su higiene personal a la par de cumplir con un mínimo de principio de solidaridad humana”.
PILOÑA, SI YO PUDIERA… “Habida cuenta de la importante carga de tráfico que soporta nuestra calle Covadonga, que además dificulta la salida de todas las demás calles a la principal vía urbana infiestina, llevando consigo una evidente peligrosidad, cuando la economía municipal lo permita y el mercado inmobiliario se recupere, debería retomarse el proyecto conocido como “calle paralela” que uniría la Plaza de Pablo Iglesias con la calle La Pedrera, comunicando también la Cardín y Marqués de Vista Alegre. En ese utópico momento, ordenando el tráfico por la nueva vía en el sentido Oviedo-Santander y la calle Covadonga para el sentido inverso (Santander-Oviedo) además de mejorar la fluidez del tráfico, se mejoraría la seguridad vial en las salidas a la calle Covadonga de las calles Lueje, Cardín, Vista Alegre”.
PILOÑA, SI YO PUDIERA…….”Las baldosas de piedra rojiza de la calle de El Queso y Plaza Mayor, que en su día presentaba una superficie ciertamente áspera, el paso del tiempo y el paso de los peatones, las ha transformado en una verdadera pista de patinaje en los díias de lluvia y hielo. La solución sería aplicar una maquina sobre estos espacios peligrosamente lisos, para que recuperen sus características originales”
AVISO PARA NAVEGANTES: El hecho de que en esta Columna se repitan algunas sugerencias, se debe a que pese al paso del tiempo, no han sido cumplimentadas. Mientras permanezcan pendientes de solucionar, tendrán siempre oportunidad de aparecer en esta Columna.

El Cartero/a Rural: Dinamizador de la vida del campo

La importante labor de los carteros rurales, siempre estuvo castigada por el esfuerzo físico que supone el recorrer caminos y veredas -llueva, pedrisque, nieve o haga sol- parar llevar a las aldeas y caserías esparcidas por nuestra multiverde Asturias, la correspondencia (familiar, comercial, institucional…), que contribuye a fijar población y equiparar el nivel de vida del medio rural, al del segmento de población urbana, al permitir a las personas que habitan en la Asturias campesina, estar perfectamente comunicadas con el mundo exterior. Y que con el envejecimiento de la población rural, lo que la aísla de las nuevas tecnologías (Correo Electrónico, Whatsapp…) y la hace estar más dependiente del correo postal, que los urbanitas. También han tenido que arriesgar su integridad física, al tratar de entregar la correspondencia en casas con perros sueltos y además de cierto tamaño, que han ocasionado situaciones verdaderamente apuradas, que sin duda han vivido todos los carteros rurales.
Y dada la importante función social que cumple este eficiente colectivo de Coreos, me permito hacer las siguientes sugerencias:
1),- Que sea de obligado cumplimiento que las viviendas rurales, tengan los buzones colocados lejos del alcance de los perros, para facilitar a los carteros la entrega de la correspondencia, sin riesgo para su integridad física.
2),- Que los buzones situados en los portales de los edificios de varias viviendas de los más importantes núcleos urbanos de Piloña, Infiesto, Villamayor y Sevares, estén colocados por orden correlativo de pisos y letras. Medida que facilitaría el trabajo de los carteros, optimizando el tiempo del reparto.
3),- Numerar las casas de los núcleos rurales y caserías, para facilitar el reparto de la correspondencia, especialmente cuando haya que sustituir por vacaciones o enfermedad, al titular de la plaza, Tal medida también haría más fácil la localización administrativa de las viviendas a los efectos de cualquier gestión oficial. Y aunque parezca una inmodestia, no deja de ser un hecho real que gracias en parte a mis comentarios al respecto en ediciones anteriores de La Crónica de Piloña, se ha conseguido que Mestres tenga numeradas sus casas -queda pendiente el nombre de las calles- y Villamayor y Sevares ya disponen de numeración de los edificios y nombres de las calles. A ver si también conseguimos lo que estamos solicitando al principio de este apartado.
4),- Que no nos dejemos arrastrar por la obsesión privatizadora del PP, y preservemos funciones tan fundamentales para el ciudadano de a pié, como: la Sanidad, la Educación, las Comunicaciones, el Servicio de Correos, etcétera, valorando su eficacia por parámetros de rentabilidad social y no económica. Cuando escucho esa monserga de que todos los políticos son iguales, me rebelo y niego la mayor, ante acontecimientos tan recientes que sitúan a más de 800 dirigentes políticos de PP imputados en procedimientos judiciales de corrupción, hasta el punto de que el prestigioso catedrático de la Universidad de Sevilla, (Pérez Royo), apuntaba en uno de sus habituales y documentados artículos de prensa,  que conforme a determinado artículo de la Constitución Española, el Partido Popular podía ser ilegalizado. A nivel local de Piloña, tampoco encaja la citada aseveración de que “todos los políticos son iguales” o en todo caso las políticas de los respectivos partidos, como lo demuestra el hecho de que mientras los gobierno del PP en Piloña, se han caracterizado por la privatización (venta) de varios edificios de las viejas escuelas públicas de nuestras aldeas, las ejecutivas municipales del PSOE, han sido respetuosos con los derechos de los habitantes de nuestros núcleos rurales -los legítimos dueños de tales inmuebles- rehabilitándolos para dedicarlos a sus dinamizadores Centros Sociales, lo que demuestra que derecha e izquierda, de iguales nada.