Acto institucional del Día Internacional de las Mujeres (I)

Con el marco incomparable de la Sala Polivalente de Infiesto a tope (unas 300 personas) y la presencia de Javier Fernández (Presidente del Gobierno del Principado), Pedro Sanjurjo (Presidente de la Junta General del Principado), Guillermo Martínez (Consejero de Presidencia y de Participación Ciudadana), Pilar Varela (Consejera de Bienestar Social), Iván Allende (Alcalde de Piloña), Patricia Ferrero (Teniente de Alcalde), Laura Gutiérrez (Concejala de Bienestar Social), Viri Iglesias (Concejala de Cultura), Andrés Gullón (Concejal de Obras), Elías Llano (Concejal de Deportes), Arancha Machargo (Concejala de Educación), Abelardo Blanco (Concejal de Participación Ciudadana) y los concejales de la oposición: María Teresa González, María Ángeles Redondo, Germán Rodríguez-Noriega y José Antonio Méndez. Es decir Asturias y Piloña en pleno.
Se inicia el acto con la magistral interpretación de “Als die alte mutter” por Susana Gudín, con Ella Esipovich al piano. Y en otro espacio de este acto, con el mismo nivel de virtuosismo nos deleitan con la Habanera de Carmen. Una ópera que ha sido reinterpretada, cambiándole el final: Carmen no muere, es el maltratador quien lo hace. Lo que demuestra que hay espacio para el cambio. Las mujeres no tienen por qué mantener un sino nefasto y trágico. Se puede cambiar, se debe cambiar.
A continuación toman las riendas, los presentadores Marlén Díaz (Primera y laureada actriz del Grupo de Teatro “Ensin Reparu” de Sevares) y Kike Carballeira (Responsable de “Onda Cero-Infiesto”, corresponsal del Diario El Comercio”, humorista, autor, editor y bablista), que cumplen a plena satisfacción de propios y extraños, a lo que lo que les habrá ayudado sin duda; la larga experiencia sobre las tablas de Marlén y el micrófono diario de Kike.
De cambio saben mucho las piloñesas que nos van a acompañar en los próximos minutos. Mujeres que han sido y son pioneras y valientes, precisamente en entornos no siempre amables a su presencia. Angelita Blanco Junquera, hoy jubilada de una empresa con implantación en el concejo, quiere compartir con nosotros, su experiencia como mujer trabajadora, y pionera en una reivindicación que desbrozó el camino para ser transitado por las demás compañeras y futuras generaciones, que empieza así: “Entro a trabajar en Diciembre de 1963. Mi puesto fue administrativo en la oficina, sin haber tenido ninguna tacha en el mismo, hasta que en el verano de 1970 comunico que me voy casar y que tengo pensado seguir trabajando, puesto que en aquella época todas las chicas cobraban una indemnización de un mes por año trabajado y causaban baja, según norma de la empresa, a lo cual me contesta la Dirección que tengo que seguir las normas de las demás. Quise saber donde habíamos firmado esas normas para Sevares, puesto que otras chicas del Grupo como en Valladolid y Barcelona seguían trabajando. Y acabaron dándome la razón, no si tener grandes contratiempos”
Ana Gloria Fernández Melendreras, Presidenta de la Asociación El Prial, nos acompaña como ejemplo de mujer que se ha desarrollado profesionalmente en un mundo masculinizado, referente que ojalá pueda ser seguido por muchas jóvenes asturianas. A continuación la experiencia de Ana Gloria, que transcribo parcialmente: “Las mujeres siempre hemos tenido una presencia activa en El Prial, aunque la participación no es homogénea en todos los ámbitos de acción de la Asociación. La familia profesional de Carpintería sigue contando con poca presencia femenina. Es en los programas sociales, en los que los porcentajes de usuarias supera al de los usuarios. Un 58 % son mujeres, siendo en el tramo de edad de las personas mayores, en el que las mujeres superan ampliamente a los hombres, alcanzando el 72 %. También en el ámbito del voluntariado, las mujeres superan al de los hombres: u 70 % de las personas que hacen voluntariado en nuestra entidad, son mujeres. En el ámbito laboral, somos más las trabajadoras que los trabajadores; en este momento un 72 % somos mujeres. Tanto la Dirección del Centro de Formación Profesional como la Presidencia de la Asociación, están desempeñado por mujeres. Ahora bien, esta fuerte presencia de las mujeres, no se corresponde con una igualdad laboral real, debido a la existencia de diferentes convenios colectivos. Las organizaciones del tercer sector que trabajamos en el ámbito de lo social, tenemos la suerte de contar con excelentes trabajadoras, con una cualificación, una valía y una enorme implicación para sacar adelante los proyectos.
En este acto de marcado carácter reivindicativo en la lucha por la igualdad de mujeres, las que formamos parte de La Asociación de El Prial, REIVINDICAMOS EN NOMBRE DE LAS MUJERES QUE TRABAJAN EN LAS ORGANIZACIONES DEL TERCER SECTOR, unas condiciones laborales más justas. Porque de justicia es recompensar el enorme valor aportado con su trabajo a nuestra sociedad”
¡Qué importante es el acceso a la cultura!. Por ello es tan importante la tarea realizada por personas como Miriam Martínez (Directora de la Coral Polifónica Piloñesa, Picola Piloñesa, Cantati, Banda de Música “De la Fuente”, Ochote Langreano” y Coro Ciudad de Oviedo “Antolín de la Fuente”, que no espera a ser mujer para ocupar un puesto de trabajo a la sazón reservado exclusivamente para los hombres, ya que accede al mismo con solo 13 años, cuyo testimonio transcribimos parcialmente a continuación: “ Hace 35 años, ver a una mujer dirigir coros de adultos, era algo que resultaba raro y ver a una mujer dirigir coros de hombres, era algo insólito. Esto ha ido cambiando en este tiempo y hoy por hoy, las mujeres estamos superando a los hombres, en esto de la dirección coral, aunque si bien es cierto que sigue siendo una rareza, -aunque no ya insólito -, ver mujeres con voces graves. Sigo siendo rara… Tan solo un 5% de los directores de orquestas y bandas en todo el mundo, son mujeres. De hecho en Asturias hay más de 20 bandas de música y tan solo una está dirigida por una mujer. Es un mundo complicado… mucho más complicado que cualquier otra faceta del mundo musical. Es tan complicado que ni tan siquiera saben cómo llamarnos. Veamos: a los directores tanto de orquesta como de banda, se les llama “Maestros”… Cuando hay una duda o una pregunta, siempre se realiza precedida del tratamiento “Maestro”. Es más se les presenta así: “la banda de música dirigida por el maestro…”, bueno pues hasta eso causa pudor cuando quien dirige es una mujer. La banda u orquesta no está dirigida en ese momento por un “maestro”, por lo que resulta impensable dar se tratamiento a una mujer, sin otra razón más que serlo. Mismo trabajo, misma dedicación, misma responsabilidad, misma cualificación… Y sin embargo aún no somos dignas de tener un nombre.
Y a continuación la Píccola Piloñesa aporta su grano de arena solidarizándose con la reivindicación de este 8 de marzo de 2018, en forma de la canción “QUIERO SER”, interpretada magistralmente como solo ellos/as saben hacerlo, bajo la batuta de Miriam Martínez y con la siguiente letra: “Quiero ser…/ Quiero ser…./ Queiro ser igual que tu, / quiero que mi piel no condicione / lo que pueda o deba ser / Quiero ser, / Quiero ser igual que tu, / Y que el mundo pueda ser / un refugio de igualdad /donde solo sea importante/ “el quiero ser”/ Quiero ser…/ Quiero ser…/ Quiero ser igual que tú, / que no se hagan diferencias/ entre el hombre y la mujer/ Quiero ser…. / quiero ser igual que tú./Y que todo el mundo sea un reflejo,/ de querer y buen hacer/donde solo sea importante/ el “quiero ser”/ Quiero ser…/ Quiero ser…/ Quiero ser igual que tú, / Construyamos todos juntos / un lugar que pueda ser / Quiero ser…./ Quiero ser igual que tú”. Dirección, letra y música de la “maestra” de Miriam Martinez.
A continuación el testimonio con reivindicaciones exhaustivas de las nuevas generaciones de mujeres piloñesas, que ha redactado y leído la jovencísima Carlota Miranda Junco, con lo que nos dice alto y claro que está en condiciones de ser el día de mañana: periodista, abogada, magistrada, registradora, notaria, catedrática, ingeniera, etcétera, a su gusto. Y con este testimonio quieren dejar constancia de sus certeros puntos de vista sobre la igualdad entre hombres y mujeres. A continuación transcribo parcialmente el texto de su mensaje: “Buenas tardes a todos y a todas. Estamos aquí en representación de la sección joven del colectivo de mujeres de Piloña. Y ocurre que haciendo unos trabajos sobre mujeres científicas, para el Instituto de E.S. de Infiesto, nos dimos cuenta de que todas estas mujeres, dedicaron sus vidas enteras a la investigación para la ciencia y la medicina, obteniendo unos resultados INCREIBLES para el avance de estas, pero que quedaron ocultos en la historia. El éxito de sus trabajos se lo llevaron en la mayoría de los casos, sus correspondientes maridos”.
“IGUALDAD: algo que en 2018 debería ser lo más natural, pero aún nos queda muy lejos. Por eso estamos hoy aquí. Porque NECESITAMOS MAS, QUEREMOS MAS, QUIERO MAS: Mas seguridad cuando voy sola por la calle. Quiero más respeto. Quiero que se entienda, que un no, es un no. Quiero más libertad y poder sobre mi cuerpo. Quiero más igualdad salarial. Quiero más mujeres ingenieras, carpinteras y fontaneras. Quiero poder volver sola a mi casa. Quiero más mujeres en los puestos de poder. Quiero más importancia a mi inteligencia y no a la talla de mi sujetador. Quiero más mujeres deportistas. Quiero más entrevistas de trabajo, en las que me pregunten por mis cualidades y no sobre si me voy a quedar embarazada. Quiero más educación equitativa en los colegios. Quiero que alguien se tome en serio a esas “exageradas”, que al final acaban siendo asesinadas. Quiero que me juzguen solamente por lo que pienso o hago. Quiero más libertad de expresión. Quiero poder tener amigos sin que me tachen de guarra. Quiero preocuparme solamente por pasármelo bien y no por el llegar viva”.

Deja un comentario