¡Infiesto retorna al siglo XIX con el cambio de ubicación de “Les Feries” de Santa Teresa!

En el capitulo XIX de la joya literario-periodística-costumbrista “El Perfil de Piloña”, escrita a finales del siglo XIX, por D. Nicolás Martínez Agosti –bisabuelo del abogado ejerciente en Infiesto, Enrique Carrero-Blanco y Martínez-Hombre– nos relata el cambio de ubicación de nuestra Feria de Santa Teresa, todavía conocida en algunos concejos del Oriente de Asturias, como “Feria de La Cueva”, que transcribimos a continuación: “En Infiesto se habían señalado los días 13, 14 y 15 de Octubre como más a propósito para la celebración de una feria y a continuación de los fijados en el inmediato Concejo de Caso. Se celebraban estas ferias en el conocido castañedo de La Cueva, que hoy ha desaparecido, y contaban con mucha concurrencia de ganaderos dedicados a la exportación más que a la producción.
En estos tres días no cesaba de entrar y salir ganado en el lugar de la feria. Se establecían puestos de venta con variadas baratijas; se levantaban tiendas entoldadas, donde se suministraban comidas y bebidas en abundancia, y en los tres días reinaba una gran animación y una actividad mercantil para las transacciones que no se conocían de ordinario.
Pensóse mas tarde, con acierto, que era molesto obligar a los tratantes permanecer a campo raso y en despoblado, teniendo tan próxima la villa con todos los recursos necesarios para el mayor desarrollo del objeto de la feria, y se fijó como nuevo ferial la desahogada plaza de la Corredoria (actual Plaza del Ganado).
Esta innovación obtuvo un resultado inmediato y constituyó un éxito. Aumentó la concurrencia, los contratos eran más numerosos y LAS VENTAJAS PARA EL COMERCIO DECISIVAS. Se añadió a esto el atractivo de celebrar algunos festejos públicos –desde 1882– como iluminaciones, música, carreras de cintas, fuegos artificiales, todo ello en ordenado programa y las ferias de Infiesto adquirieron gran nombradía y extraordinario desarrollo. Lejos de decaer va en aumento su importancia”.
Y situándonos en el presente, pensóse mas pronto que tarde en un aciago 8 de Febrero de 2017 –casi 140 años después de aquella feliz iniciativa antes citada– el abandonar nuestra histórica, entrañable y polifacética Plaza del Ganado, trasladando las ferias a campo raso y en despoblado –terrenos próximos a la Piscifactoría de Espinareu– lo que sin duda conlleva un golpe de muerte para el comercio y hostelería de Infiesto, de cuyas secuelas difícilmente se recuperaría. Dadas las graves repercusiones económicas que tan drástica medida ha de afectar a nuestra villa, en la que la crisis ya ha obligado a cerrar comercios, permaneciendo los bajos vacios, debería nuestro Ayuntamiento enfrentarse a la negativa de la Conserjería de Medio Ambiente de seguir celebrando nuestras ferias en la Plaza del Ganado, planteándole la siguiente alternativa, aunque no sea más que como última prueba en el próximo Octubre-2017:
1)    ,- Conseguir que el 13 de Octubre no sea lectivo en ei Instituto y Colegio Público de Infiesto y que los aparcamientos interiores de estos dos centros de enseñanza, se reserven para los tratantes y ganaderos.
2)    ,-Cubrir la pasarela metálica sobre el rio Piloña, con una alfombra de goma áspera o con un piso mullido similar al del mini-parque infantil de El Paseo, que permita el paso del ganado en el día de la Feria, a la vez que el resto del año, evitaría los resbalones a las personas, en los días de lluvias y heladas.
3)    – Trasladar la carga y descarga del ganado, de la zona de la Plaza del Ganado próxima a la Cafetería a Alpaca, a el amplio espacio del Paseo del Sol situado frente al Instituto y Colegio Público de Infiesto, destinando el espacio que se libera en la Plaza, a ampliar la zona de exposición y venta del ganado.
4)    – Incorporar a la carpa del ferial, el jardinillo y la acera contigua al Rio Piloña.
5)    – Desmontar el kiosco de la entrega de premios del Concurso-Exposición de Ganados de la víspera, para aprovechar también este espacio.
Es lo cierto que con la incorporación de los citados espacios a zona de exposición y venta del ganado en nuestra tri-centenaria Feria de Santa Teresa del próximo Octubre-2017, se duplicaría la superficie utilizada en ediciones anteriores, con lo que se resolverían todas quejas de falta de espacio para el normal desenvolvimiento de los fines específicos de estos certámenes ganaderos. Cualquier actitud es permisible, menos la de aceptar pasivamente la arbitraria disposición de la Conserjería Medio Ambiente de negarnos la utilización de nuestra Plaza del Ganado, para la celebración de la Feria de Santa Teresa. Con la ampliación de espacio útil para realizar las transacciones –que hemos propuesto en los cuatro apartados antes citados– se da satisfacción a las reclamaciones de tratantes y ganaderos, a la vez que se respetan los legítimos e históricos derechos de comerciantes y hosteleros.
Que la capital comercial del Oriente de Asturias, como ha sido Infiesto en el pasado, con un competitivo comercio detallista y almacenes al por mayor de alimentación, paquetería, droguería, ferretería, bisutería, carteras, calzados, maderas, etcétera, –de los que permanecen activos una minoría– se haya perdido por el imparable despoblamiento de la zona rural, el fuerte impacto de las nuevas tecnologías y la aniquiladora competencia de la grandes y medianas superficies comerciales, es admisible por tratarse de tendencias de los nuevos tiempos que nos han tocado vivir y contra lo que nos es imposible luchar, pero lo que no se puede consentir es que el golpe de gracia para las actividades mercantiles de Infiesto, sea una precipitada disposición administrativa emanada de la Consejería de Medio Rural y al parecer dócilmente asumida por nuestro Gobierno Municipal. Resulta irónico que un espacio público multiuso como es nuestra céntrica y envidiable Plaza del Ganado, que acoge en su seno todo tipo de actividades –Concurso-Exposición de Ganados, Festival de la Avellana, Feria de Abril, Raid Ecuestre, Rally Príncipe de Asturias, Concentración Motera, Pruebas de Atletismo, etcétera– de buenas a primeras se encuentre desahuciada de su principal y primigenia función que le da nombre, como es la celebración de nuestra Feria de Santa Teresa.
AVISO PARA NAVEGANTES: que nuestra Ejecutiva Municipal aplique todo su saber y entender dejándose la piel en el intento, para conseguir que nuestra Plaza del Ganado siga siendo el recinto ferial de las Ferias de Santa Teresa, precisamente en el espacio histórico en donde se celebraba todos los lunes, el mejor mercado de ganados de Asturias y que es por lo tanto el icono de nuestro pasado esplendor. Si no lo consiguen, la actual legislatura municipal no será recordada por su buena gestión transformando viejas escuelas rurales en remozados centros sociales, intransitables carreteras y caminos en cómodos viales, la ubicación en Infiesto de la exposición permanente de “Los 13 del Sidrón”, la eficaz y cordial colaboración con Coservi y “Piloña Tierra de Asturcones”, etcétera, sinó que todo lo dicho quedará olvidado a costa del golpe mortal para el sentimiento de los infiestinos y la buena marcha de los negocios comerciales y de hostelería de Infiesto, con el traslado a los terrenos próximos a la Piscifactoría de Espinareu, de nuestra tricentenaria Feria de Santa Teresa.
Estamos obligados Ayuntamiento, comerciantes, hosteleros, tratantes, ganaderos y piloñeses en general, a defender la actual ubicación en la Plaza del Ganado de nuestra Feria de Santa Teresa, que además de afectar a los sentimientos de los infiestinos, es un rasgo de identidad de nuestra villa y un fuerte apoyo económico a los fundamentales gremios de comerciantes y hosteleros, que generan puestos de trabajo autónomos y por cuenta ajena. Sin olvidar que una feria tiene como objetivo el facilitar el intercambio entre ganaderos y tratantes a la par de la realización de las funciones complementarias de los comercios, restaurantes y bares. Me gustaría que Infiesto siguiera goliendo a cuchu todos los lunes del año, pero por lo menos conservemos tan peculiar ambiente, aunque no sea más que para el 13 de Octubre de todos los años. Gracias. Y que lo cortés no quite a lo valiente.
MANOLO MARINA

Publicado Nº 157, Febrero 2017, La Crónica de Piloña

Deja un comentario